medicina estética facial

Manchas cutáneas (piel)

Las manchas cutáneas o hiperpigmentaciones son cambios en el color de la piel, suelen ser marrones o negras y aparecen en las zonas que se han expuesto durante mucho tiempo al sol (cara, manos, antebrazos, hombros).

línia separadora de tratamientos

Son debidas a un incremento de la actividad de los melanocitos (células productoras de melanina) que se localizan en la capa basal de la epidermis.

Surgen con la edad, sobre todo a partir de los 40 años. Otros motivos de su aparición pueden ser la toma de anticonceptivos, el embarazo y el uso de algunos cosméticos con color.

Actualmente existen tres técnicas para eliminar las manchas de la piel: la aplicación de cremas despigmentantes (que la farmacia elaborará según fórmula magistral individualizada para cada paciente), el láser en sus diversas variantes y el sistema de luz intensa pulsada (IPL).

¿Cómo eliminar las manchas cutáneas?

Cremas despigmentantes personalizadas (fórmula magistral)

Previo estudio personalizado de las características cutáneas de cada persona, se prescribe una crema que elaborará la farmacia en base a una formula magistral personalizada para cada paciente. La crema será de aplicación diaria y se irán incrementando los porcentajes de sus componentes gradualmente, según la evolución de cada persona y en función de la época del año.

La constancia en la aplicación diaria de la crema y el seguimiento en la actualización de la formula , producirá un efecto de rejuvenecimiento al eliminar la mayoría de las manchas, las pequeñas arrugas, la flacidez (descolgamiento) y cicatrices post-acneicas.

Láser

El láser tiene múltiples aplicaciones médicas, una de ellas es la eliminación de manchas cutáneas que aparecen en la cara, escote o manos. A menudo, estas manchas están asociadas al envejecimiento y la causa principal de su aparición en nuestra piel suele ser la exposición prolongada a la radiación solar.

Esta técnica se caracteriza por ser indolora y no dejar cicatrices ni marcas de ningún tipo.

Luz pulsada intensa (IPL)

Es un tratamiento que bioestimula el tejido cutáneo superficial y medio mediante pulsos de luz intensa, reparando la piel envejecida y dañada por el sol. Mejora los signos de envejecimiento precoz, eliminando rojeces, venitas y manchas solares, pigmentaciones, rosaceas y telangiectasias. El tratamiento también mejora las cicatrices de acné y las arrugas finas, la calidad y textura de la piel.

No produce ningún dolor ni daño en la piel, es un tratamiento no agresivo ambulatorio, que no necesita tiempo de recuperación ni provoca ninguna herida o quemadura.

Puede combinarse con otros tratamientos como radiofrecuencia, rellenos y botox.

Es especialmente eficaz en cara, cuello, escote y manos.

Ejemplos de casos reales:
Opiniones