medicina estética facial

Botox

El botox o toxina botulínica es una neurotoxina cuya capacidad para producir parálisis muscular se utiliza, en pequeñas dosis, para el tratamiento de las arrugas faciales, en el ámbito de la medicina estética facial.

línia separadora de tratamientos

Al inyectar el botox , se debilitan y paralizan algunos músculos y se bloquean ciertos nervios.

Usamos la toxina para suavizar las arrugas de expresión, resultantes de reir, llorar o enfadarnos. Tratamos el tercio superior de la cara (entrecejo, patas de gallo y frente) y nos ayuda a elevar la ceja y relajar la mirada. Así, se suavizan las líneas de expresión que pueden llegar casi a desaparecer al cabo de varios tratamientos, y se consigue un aspecto mucho más joven y una expresión más relajada.

Se administra a través de inyecciones que se pueden aplicar en cualquier época del año, son indoloras, tienen efecto inmediato y pocas veces tienen efectos adversos.

Su resultado  dura hasta 6 meses en el primer tratamiento, pero a medida que se repite su aplicación se va alargando y bastará con una aplicación anual para mantenerlo.

Ejemplos de casos reales:
Opiniones