Luis P.

A mi hijo de 21 meses, hace aproximadamente medio año le empezaron a aparecer en la piel zonas inflamadas, de color rojizo, que le provocaban muchos picores, de tal manera que por las noches se despertaba del picor y se rascaba hasta el punto de provocarse herida. Las zonas en las que más se acusaba la aparición de estos eczemas eran en los pliegues de la piel (cuello, por detrás de las rodillas, en la unión de brazo y antebrazo) aunque también tenía por la barriga, piernas, hombros…

Inicialmente fuimos a nuestra pediatra, que nos dijo que tenía piel atópica y nos recetó cremas.
Durante 1 mes utilizamos las cremas que nos aconsjehó, le bañábamos con agua no muy caliente y cada 3 días, pero iba empeorando cada vez más.
Gracias a mi mujer, que le hablaron del doctor Umbert, fuimos a verle por primera vez el 9 de marzo. He de decir que en cuanto vio a mi hijo enseguida me dijo que le iba a curar. Gracias a sus fórmulas magistrales, junto con unas cuantas recomendaciones, el niño a las 24 horas de la primera visita había mejorado de manera casi me atrevería a decir que milagrosa.
Ayer, 5 de abril fui por última vez hasta dentro de 4 meses. Resumiendo en menos de 1 mes en mi hijo no queda ni rastro de inflamaciones en la piel, picores y de otros síntomas molestos. Duerme de maravilla por la noche, de un tirón (y sus padres también).
Únicamente me queda agradecer al doctor y a todo su equipo el trato recibido, su profesionalidad y su saber hacer.
Si con este comentario he podido ayudar a alguien que esté en la situación que mi mujer y yo estuvimos hace 3 meses, me sentiré completamente satisfecho.

 

Opiniones

Más testimonios