Las 5 consultas más frecuentes en dermatología

Las 5 consultas más frecuentes en dermatología

Tras muchos años ejerciendo como dermatólogos en Barcelona, podemos afirmar que cada paciente es un mundo pero que la mayoría de personas que se visita con un dermatólogo lo hace buscando solución a una de las CINCO consultas más frecuentes en dermatología.

Las afecciones más habituales en la piel, pues, son la causa de la mayoría de visitas que atendemos a diario. No obstante, eso no significa que la solución para cada una de ellas sea la misma, incluso cuando hablamos de una misma afección. Precisamente por eso, en el Instituto de Dermatología Dr. Ignacio Umbert destacamos por los tratamientos personalizados y no agresivos; porque sabemos que cada paciente es único y cada organismo necesita una solución a su medida.

Acné

Cientos de personas, jóvenes o no tan jóvenes, se visitan cada año en nuestra consulta buscando solución a su acné, a menudo problemas que arrastran desde hace años y que les afectan seriamente a su vida diaria y su autoestima.

El acné provoca la aparición de espinillas o granos, principalmente en la cara y en la parte superior del tronco, que se forman cuando los poros foliculares (los orificios de salida del pelo) que se encuentran bajo la piel se tapan.

¿Por qué tenemos acné?

Las causas del acné no están muy claras pero es probable que esté relacionado con los cambios hormonales como los que se dan en la adolescencia, y que a veces se prolongan en la etapa adulta, y que pueda deberse también a factores hereditarios y de estrés.

Manchas en la piel

Aunque a menudo las asociamos a un factor de edad, muchos pacientes que llegan a nuestra consulta dermatológica con manchas en la piel lo hacen por motivos varios.

Las manchas cutáneas que son mayores de 1 cm se conocen como eritemas y se deben a un exceso de riego sanguíneo mediante vasodilatación. El tipo más común de manchas en la piel son las quemaduras, causadas por el sol o por el contacto con una superficie caliente.

Picor

Parece algo extrañamente común y posiblemente al principio no pensamos en acudir al dermatólogo, pero cuando el picor es frecuente hay que pedir cita y visitarse para determinar causas y soluciones.

El picor en la piel, también conocido como prurito, es una de las consultas más habituales de la piel, cuya causa puede ser una afección cutánea, una enfermedad sistémica o una irritación química. A menudo también es causado por causas ambientales, infecciones, picaduras, urticaria, caspa, u otras enfermedades. Determinar su origen es fundamental para pautar un buen tratamiento.

Piel atópica o dermatitis atópica

Esta afección, conocida por el doble nombre de piel atópica o dermatitis atópica, suele manifestarse al inicio en forma de picor y piel seca o muy seca. Los pacientes que la sufren no tienen una respuesta inmunológica adecuada, ya que sufren una alteración en la barrera epidérmica. 

También conocida como eccema, en la dermatitis o piel atópica influyen factores como los genéticos, inmunológicos o emocionales. Para su tratamiento es necesario hacer análisis y pruebas que delimiten cuál es el origen.

Psoriasis

Seguramente si ordenáramos las afecciones de la piel por el número de visitas, la psoriasis sería la primera. La psoriasis es una enfermedad autoinmune-inflamatoria crónica de la piel que produce picor y parches dolorosos de piel engrosada y enrojecida con escamas plateadas.

La psoriasis es una enfermedad crónica y, como tal, sus causas dependen de cada paciente; por ello, el tratamiento deberá ser individualizado y podrá comportar baños de sol y agua de mar, dieta, hidratación y aplicación directa de tratamientos tópicos sobre la piel. En ocasiones también puede ser útil la fototerapia y los tratamientos sistémicos para tratar la psoriasis. En cualquier caso, aunque es una enfermedad crónica, tratar la psoriasis con un dermatólogo especializado garantizará una mejora en la calidad de vida del paciente.

Aunque estas son las cinco consultas más frecuentes en dermatología, son muchas las afecciones que hacen que cientos de personas nos visiten cada mes. Es muy importante no comparar nuestros síntomas con el de otros conocidos que creamos han sufrido lo mismo y, por supuesto, no intentar auto-diagnosticarse a través de información sin contrastar encontrada en Internet o escuchada a terceros. El médico dermatólogo es el único profesional capaz de diagnosticar cualquier afección en la piel y dar una solución adecuada. Una visita al dermatólogo a tiempo puede ser crucial para evitar daños mayores.

Opiniones
Opiniones