Carol

Después de muchos años pasando de mano en mano de dermatólogos, supuestos expertos en la materia, toma de vitaminas y mucha desesperación fuí a caer en manos del doctor Umbert.
Aunque todavía sigo luchando, no sólo mi alopecia sinó el modo en como me veo a mi misma y como me enfrento al mundo, es la primera vez en la que mi problema le importa a alguien, y sabe de lo que habla.
Ojalá hubiese acudido mucho antes a su consulta, para poder tratar no sólo mi alopecia, sinó el problema más grave que es la inflamación como consecuencia de no tener las erramientas correctas para enfrentarme a los problemas.
La lucha es diaria, y no hay mayor enemigo que uno mismo pero con mucho esfuerzo se logra vencer.

Opiniones

Más testimonios