Blanca

Nací con dermatitis, en principio representa que esto es solo que tienes una piel sensible y por lo tanto necesitas tener un cuidado más intensivo en la piel, pero poca cosa más. Mi problema empezó desde bien pequeña, cuando no podía dejar de rascarme, la piel me quemaba y cuanto más me rascaba más me aliviaba y era como una rueda que no podia parar… Era tanto el alivio de rascarme que me salian heridas y hasta sangre… Lo único que me daban eran cremas para “dejar de rascarme” pero lo único que me hacian era que me irritaran todavía más la piel y por tanto, acababa rascandome todavía más. Todas esas cremas de nada me sirvieron. Decidí ir a la clínica de Umbert porqué necesitaba un cambio en mi vida. Sentirse de la manera como me sentía no era bueno para nadie. El Doctor Umbert, en la primera visita ya me acertó el diagnóstico. Mi problema no estaba en la piel, mi problema solo se reflejaba en la piel. Mi problema estaba en la conducta que llevaba. Con 17 años que tengo, llevaba un estrés fuera de lo normal que me afectaba sobretodo en el sistema digestivo… Era todo una suma de malos vicios y una mala conducta que hacía que me desahogara rascándome e irritandome la piel. Como decía, en la primera visita el Doctor me recetó una pomada; lo primero que pensé fue otra más… pero no, FUE LA PRIMERA CREMA DE TODAS LAS QUE ME HE PUESTO EN MI VIDA QUE ME ALIVIÓ ESE ESCOZOR Y ESAS GANAS INMENSAS DE RASCARME. Con solo una semana ya me sentía otra persona totalmente diferente, ya no tenía esa necesidad loca por rascarme. Con solo 3 semanas y 3 cremas diferentes, la ansiedad de rascarme ha desaparecido por completo. Ahora solo tengo que aprender a cuidar mi entorno, llevar una vida más tranquila mediante la natación, la meditación y una dieta más equilibrada. El doctor Umbert me ha cambiado la vida totalmente.

Opiniones

Más testimonios