Acné VS alergias primaverales ¡que no te confundan los granos!

Acné VS alergias primaverales ¡que no te confundan los granos!

Con la llegada de la primavera y el aumento de las temperaturas se produce un incremento del número de pacientes en las consultas de dermatología en Barcelona. No en vano, esta época del año no solo complica el cuadro clínico de los pacientes con acné sino que también suele ser el origen de algunas alergias de la piel asociadas a la estación primaveral.

¿Por qué empeora el acné en primavera?  

Muchos pacientes que acuden a la consulta en busca de tratamientos para el acné se quejan de que con la llegada del buen tiempo su afección empeora. A medida que suben los termómetros, sudamos más y el sudor favorece al aumento de la seborrea. Esto que no es un problema grave para las pieles normales, sí lo es para los pacientes con la piel grasa. La hiperhidrosis o el exceso de sudoración se convierten en el desencadenante de la aparición de nuevos granitos. Por otro lado, las personas que tienen esta condición pueden presentar una mayor sensibilidad a la radiación solar, por lo que la exposición al sol agravaría los síntomas del acné.

En los casos de pieles acnéicas hay que abordar el problema con tratamientos más específicos que sustituyan o complementen al que inicialmente había prescrito el dermatólogo. Por ello es tan importante acudir a la consulta del especialista y asegurarse de poner en marcha un plan de acción verdaderamente efectivo contra este tipo de afecciones cutáneas. ¿Qué se suele recomendar en estas situaciones? Lo habitual es que estos desequilibrios de la piel se traten con productos de fotoprotección libres de aceites y comedogénicos, que se recomienden cremas con base acuosa para garantizar una buena hidratación (una piel sin sebo no es lo mismo que una piel seca) y que se faciliten unas pautas de higiene adecuadas para el día a día.

¿Granos de repente? Puede ser una alergia primaveral  

El aumento de granitos, la urticaria con ronchas, los sarpullidos y los picores no son síntomas propios de una piel acneica. En estos casos lo más probable es que se esté desarrollando un episodio de alergia primaveral. Durante estos meses hay pieles que se vuelven más reactivas como consecuencia del sol y del polen de las gramíneas. No es necesario que pasees por el campo para que tu piel responda frente a estos agentes. También están presentes en los ambientes urbanos, en el parque al lado de casa e incluso en ese pequeño terreno de césped por el que pasas todos los días.

Inicialmente podrías confundir los síntomas con granitos comunes, pero en muy poco tiempo te darás cuenta de que estos se presentan asociados a otras manifestaciones: prurito, escozor, tos, estornudos, picor en ojos y garganta… En casos así, la inflamación e irritación de la piel deber ser tratada desde otra perspectiva algo diferente a la de las pieles acneicas. Se recomendarán también productos de fotoprotección de alto espectro y se limitará la exposición al sol. Esta debería hacerse de manera progresiva para que la piel se vaya acostumbrando al cambio. Los cosméticos, especialmente los que contienen parabenos o perfumes, deberán desaparecer del armario. Serán sustituidos por una hidratación en profundidad con cremas emolientes y calmantes. Como pauta de higiene diaria se podrán emplear limpiadores syndet, capaces de bloquear el ataque de los alérgenos. Por otro lado, se pueden introducir cambios en la dieta para favorecer a la resistencia de la piel. En este sentido, el alto contenido en betacaroteno de los tomates y las zanahorias resultará muy beneficioso como complemento del tratamiento.

Cualquier anomalía que detectes en la piel, especialmente en esta época del año, debería ser supervisada por un dermatólogo. Solo un médico profesional de la piel puede determinar el origen de estas alteraciones y poner en marcha el tratamiento más adecuado para hacerles frente.

Opiniones
Opiniones
¡Llámanos!
Cómo llegar